Volver

TechnoVision 2022: tendencias tecnológicas para el sector financiero

La transformación digital del sector financiero es un proceso que avanza sin pausa desde hace años y que cuenta con la tecnología como su principal motor de impulso. La innovación es constante y a diario aparecen nuevas funcionalidades que anuncian cambios relevantes en la industria financiera, pero ¿cómo identificar aquellas soluciones que tendrán un impacto real en el futuro de la banca?

Capgemini, consultora estratégica multinacional, ha publicado la cuarta edición de su informe “TechnoVision 2022: Financial Services” cuyo objetivo es poner el foco en las tendencias tecnológicas más relevantes del momento para ayudar a las entidades financieras a seguir promoviendo su transformación digital, gracias al conocimiento de sus expertos y al análisis de 70 casos de éxito de empresas de éxito. Según Anirban Bose, CEO de Capgemini Financial Services SBU, “a través de TechnoVision 2022: Servicios Financieros, compartimos perspectivas y conocimientos sobre cómo el cambio afectará a su empresa y para ayudarle a desarrollar estrategias eficaces”.

Las tendencias más relevantes según Technovision 2022

El informe TechnoVision propone siete grandes bloques temáticos en los que aglutinan diferentes perspectivas de la innovación en el sector financiero que abarcan un extenso rango de tendencias basadas en la disrupción tecnológica como el big data, la hiperconectividad y las estrategias customer-centric.

Estas tendencias ponen en valor el impacto de los datos como una herramienta fundamental para optimizar los productos y servicios financieros, así como la necesidad de seguir apostando por el desarrollo de la inteligencia artificial e infraestructuras cada vez más modulables y ágiles como el cloud computing.  Además, “las organizaciones financieras también están estudiando las posibilidades de la computación cuántica y el metaverso para utilizar sus datos de forma eficaz y encontrar oportunidades para mejorar el negocio”, según Arindam Choudhury y Manish Kulkarni, de Capgemini.

Otra de las grandes tendencias que apunta TechnoVision 2022 es la analítica real-time, muy presente siempre en Latinia, para crear experiencias de valor para los clientes e impulsar nuevos entornos de comunicación mucho más eficaces y seguros. “Tecnologías como el análisis predictivo, la IA y el aprendizaje automático permiten a las entidades financieras ofrecer ofertas específicas adaptadas a cada cliente. La disponibilidad de datos de uso en tiempo real (por ejemplo, el historial de búsqueda) correspondientes a cada cliente ayuda a construir un perfil de cliente unificado, garantizando que se obtengan conocimientos de cada interacción, abriendo así nuevas oportunidades para que las instituciones financieras maximicen su atractivo”, tal y como afirman Pedro Ludovico y Surabhi Gawde, experts in residence de Capgemini.

El informe insiste en la necesidad de que la tecnología se ponga al servicio de las personas. Mejorar la experiencia cliente se configura como la principal motivación del cambio tecnológico en la industria financiera: “La inversión se está orientando hacia la mejora de la experiencia del cliente (CX), no sólo en los canales de atención al cliente, sino también en todos los ecosistemas que apoyan una relación sin fricciones y personal-emotiva, ya que los servicios financieros están cada vez más integrados en todos los ámbitos de la vida de un cliente, rodeado por múltiples productos y servicios.”

Francesc Pérez, Chief Revenue de Latinia, comparte esta visión de la tecnología como un instrumento que permite a los bancos adaptarse a las necesidades de sus clientes e integrarse en su vida cotidiana: “resulta paradójico que tras años de transformación digital los bancos todavía no estén consiguiendo responder a la expectativa de su cliente. La transformación digital no va solo de digitalizar procesos y servicios para ser más eficientes; debe entenderse como una oportunidad para redefinir y ampliar las fronteras del propio negocio bancario y responder a la expectativa de un cliente que espera que su banco le sea de utilidad y le aporte valor en su vida diaria. La vida del cliente digital no ocurre en los canales digitales.”