Volver

RCS, seguridad

¿El RCS acabará con el SMS?

“Comprále un iPhone a tu madre”. Esta fue la contundente respuesta que Tim Cook, CEO de Apple, dio a uno de los asistentes a la conferencia Code 2022 al preguntar sobre si la compañía adoptaría el protocolo de mensajería RCS para que su madre pudiera visualizar los videos que él le enviaba.

La revista digital TechCrunch recoge en su artículo titulado “Tim Cook would rather have you buy an iPhone than use RCS”, la controversia existente entre Google y Apple acerca de la implementación de esta tecnología que a pesar de llevar años formando parte de las agendas tecnológicas mundiales, no acaba de dar el salto.

¿Qué es RCS? 

El estándar RCS, de las siglas en inglés Rich Communication Service, nació con el objetivo de ser el sucesor del SMS. El periodista Yúbal Fernández de Xataka, publicación digital especializada en tecnología, lo define así: “un protocolo de mensajería estándar, capaz de ofrecer en la aplicación de mensajes o SMS de tu móvil las mismas funciones que las aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp y Telegram”. Y añade que, “para enviar fotos, vídeos o notas de voz ya no tendrás que instalar necesariamente otras aplicaciones, ya que lo podrás hacer desde cualquier móvil sin registrarte en ningún sitio”.

Tal y como Francesc Pérez, Chief Revenue Officer de Latinia explica, “el RCS es un protocolo universal ideado por las compañías de telecomunicaciones y que aporta interesantes funcionalidades como el hecho de tener sesión, trazabilidad, ser multimedia, y permitir la confirmación de lectura y entrega de los mensajes.”

Y si aporta estas ventajas respecto al SMS actual, ¿por qué no se ha generalizado su uso? “A pesar de estar impulsado por los propios operadores y ser universal, ni ellos mismos lo están implementando sobre todo a causa del posicionamiento de Apple, que tiene un 20% del mercado, y que ya ha dicho que no piensa adoptar este protocolo por temas de seguridad”, explica Francesc Pérez. “Apple es una isla a nivel tecnológico, y de ninguna manera va a permitir que desarrolladores de terceros interfieran en su ecosistema, que, por otra parte, cuenta con la absoluta devoción de sus usuarios. Seguirá apuntando hacia el push, su notificación natural”, concluye.

Los expertos también apuntan otros motivos que podrían explicar por qué RCS no ha gozado de la misma popularidad que tuvo en su momento el SMS. Manuel Naranjo, de ComputerHoy explica en su artículo “¿Qué es la mensajería RCS?” que “la primera razón es que posiblemente, este protocolo llegó demasiado tarde y no se cumplieron los estándares de compatibilidad que hubiera necesitado. Esto quiere decir, que, pese a que este sistema se creó antes que WhatsApp, lo cierto es que las distintas operadoras no se pusieron de acuerdo en hacerse compatibles y cuando esto se solucionó, WhatsApp ya era el rey absoluto”.

Seguridad y RCS 

Otro de los principales problemas de este protocolo de mensajería que también puede estar frenando su expansión es la seguridad. Yúbal Fernández de Xataka destaca que “el lado negativo del RCS es que este tipo de mensajes no estarán cifrados de extremo a extremo, por lo que no tendrán una capa de protección que impida que operadoras o gobiernos puedan leerlos y esto puede ser una pega para los más preocupados por la privacidad”.

Francesc Pérez de Latinia coincide totalmente con esta valoración, sobre todo pensando en la adopción del RCS como canal de comunicación para los bancos con sus clientes. “La seguridad va a ser algo muy importante para los clientes, cada vez más sensibles respecto a este tema y en canales externos a la app del banco como Whatsapp y otras redes sociales, así como en SMS y mensajes RCS, existe un elevado riesgo que puedan producirse fraudes como la suplantación de identidad”, explica el directivo de la compañía.

Para Latinia, experta en el desarrollo de productos de software de decisión y comunicación en tiempo real para el sector financiero, el canal push de notificaciones es la mejor opción para garantizar la entrega de todas aquellas comunicaciones relevantes para el cliente.  “Los bancos deben centrar sus esfuerzos en potenciar sus canales ya que no hay nada más seguro que su mobile app para establecer un ámbito conversacional seguro con los clientes a través de su área privada, con la máxima trazabilidad y prestaciones, como las que ofrece nuestro inbox”, explica Francesc Pérez de Latinia. “Ser multicanal no es utilizar todos los canales, sino aquellos que mejor convengan en función del tipo de notificación y su relevancia; por lo tanto, ¿por qué un banco debería utilizar canales más caros y, sobre todo, sobre los que no controla la seguridad?” concluye.