Volver

Ventajas de adoptar una plataforma cloud

La banca ha iniciado con paso firme su camino hacia la adopción de la plataforma cloud para impulsar su digitalización. Expertos de todo el mundo, como Dominic Stewart, director senior e ingeniero experto en cloud computing de Oracle UK, celebran esta decisión estratégica tomada por algunas entidades financieras y señalan las múltiples ventajas de migrar hacia una plataforma cloud como, por ejemplo, su escalabilidad, la capacidad para gestionar big data en real-time, así como su alto nivel de seguridad informática. Tal y como él mismo explica, “la computación en la nube ha madurado y por ello, es más segura para las empresas.”

Latinia, empresa experta en el desarrollo de productos de software de decisión y comunicación en tiempo real para el sector financiero, también apuesta de forma clara por esta tecnología. “Estamos convencidos del potencial del cloud computing para que las entidades financieras puedan seguir siendo competitivas respecto a otras industrias nativas digitales, diferenciarse de la competencia y generar nuevas oportunidades de crecimiento, y por ese motivo, promovemos con nuestros clientes que afronten este proceso como una pieza clave de su estrategia corporativa”, afirma Marc Alcón, CEO de Latinia.

¿Cuáles son las ventajas que aporta la migración hacia una plataforma cloud?

 Latinia, a lo largo de los últimos años, ha desarrollado con éxito la migración de sus productos on-premises al cloud de diversos clientes. Tal y como explica Eduardo Pardo, Ingeniero de Pre-Venta de Latinia, “acompañamos al cliente durante todas las fases del proyecto: diseño, implementación y seguimiento, con el objetivo de que el despliegue de la plataforma cloud sea un éxito y el cliente pueda empezar a disfrutar de las ventajas que aporta esta tecnología lo antes posible y de todas las funcionalidades de nuestros productos”.

 Veamos algunos de estos beneficios que implica la adopción de una plataforma cloud para la banca, según Eduardo Pardo de Latinia:

  • Una gestión mucho más eficiente de los recursos utilizados ya que la administración y disponibilidad de la infraestructura y servicios proporcionados por la plataforma cloud recae en manos del propio proveedor del cloud.
  • Una disminución de los costes en el pago de licencias de productos de terceros requeridos ya que, a diferencia de la plataforma on-premises, es posible apoyarse en productos open source para su ejecución.
  • La flexibilidad de crecimiento horizontal y/o vertical de la plataforma cloud permite adaptar la infraestructura requerida dinámicamente a las circunstancias y necesidades reales del negocio.
  • La disponibilidad de la plataforma en la nube se plantea a diferentes niveles a diferencia del on-premises, que se garantiza mediante la redundancia de nodos. Es decir, en el cloud, el orquestador garantiza la ejecución de cada uno de los microservicios, pudiendo redundar sus procesos o reiniciarlos si están fuera de métricas saludables. A nivel de la infraestructura y de los servicios proporcionados por el proveedor, estos pueden desplegarse de manera redundante en una región del proveedor o en diferentes regiones.
  • Un proceso de instalación de la plataforma más simplificado y prácticamente automático en comparación con los modos on-premises. La plataforma se despliega de manera desatendida (‘Infraestructure as a Code’, IaC) en un espacio del proveedor cloud, que es propiedad del cliente (tenant) en modo PaaS. De esta manera, se utilizan los recursos proporcionados por el proveedor Cloud en modo SaaS en lo referente a la infraestructura (máquinas), espacio de almacenamiento (tipos de ‘file system’ requeridos) y diferentes servicios requeridos por la plataforma como la base de datos, balanceadores, kubernettes…
  • Las actualizaciones o ampliaciones de la plataforma en alguno de sus módulos se gestionan de manera prácticamente automática, con el consecuente ahorro en tiempos y una importante disminución de los riesgos.
  • Una monitorización constante de la salud de los microservicios por parte del orquestador, lo que incrementa su disponibilidad. El proveedor proporciona una serie de paneles de control (‘Dashboards’) que permiten su monitorización y la programación de alertas asociadas a diferentes métricas sobre la infraestructura como los tamaños en sistemas de ficheros, profundidades de colas, uso de memoria y CPU, uso de DDBB… También es posible la integración con plataformas estándar tipo ELK para la monitorización vía streaming de tráfico y eventos.