Volver

La inversión en tecnología aumenta, a pesar de la incertidumbre económica, según el Gartner Research Centre

La consultora Gartner prevé que el gasto de las empresas en tecnología para el 2022 crezca en un 3%, alcanzando la cifra de los 4.5 trillones de dólares, según su último pronóstico dedicado a TI.

En cuanto a la inversión en tecnología de las entidades financieras, el Gartner Research Centre lanzó un pronóstico centrado en esta industria que estima que su gasto crecerá en 2022 por encima de la media, un 6,1%, hasta los 623.000 millones de dólares en todo el mundo. Los servicios de TI, que incluyen consultoría y servicios administrados, representan el 42% del gasto total en tecnología en el sector con 264.000 millones de dólaresPor otra parte, la categoría de más rápido crecimiento se corresponde con el software, y se prevé que el gasto aumente un 11,5% hasta los 149.000 millones de dólares.

A pesar de estas astronómicas cifras y de la consolidación de la tendencia alcista registrada durante los últimos períodos, se aprecia una cierta desaceleración en la inversión. Según John-David Lovelock, vicepresidente del área de investigación de Gartner, “la inversión se realizará a un ritmo mucho más lento que en 2021 debido al recorte del gasto en ordenadores, tabletas e impresoras por parte de los consumidores, lo que hará que el gasto en dispositivos se reduzca un 5%”.

Los motivos que subyacen bajo esta tendencia son la alta inflación y las subidas de tipos de interés. Esta incertidumbre económica actual no solo está afectando al gasto en TI, también está modificando los modelos de consumo de las empresas. Tal y como explica John-David Lovelock, “el aumento de los precios y la incertidumbre en la entrega de materiales, agravada por la invasión rusa de Ucrania, han acelerado la transición en la preferencia de compra entre los CEOs, y las empresas en general, de la propiedad al servicio, impulsando el gasto en la nube a un crecimiento del 18,4% en 2021 y un crecimiento esperado del 22,1% en 2022”.

Hacia un modelo basado en servicios, según el Gartner Research Centre

Este cambio de paradigma en las empresas, alejándose de un modelo de propiedad de TI a uno basado en los servicios, está impulsando la inversión en centros de datos y cloud computing. Según el Gartner Research Centre, “no solo la demanda de servicios en la nube está remodelando el sector de los servicios de TI, sino que también está impulsando el gasto en servidores hasta un crecimiento del 16,6% en 2022, a medida que los hiperescaladores construyen sus centros de datos.» Y añade, «se espera que la consultoría, la implementación y los servicios gestionados en la nube crezcan un 17,2% en 2022, pasando de 217.000 millones de dólares en 2021 a 255.000 millones de dólares en 2022, lo que ayudará a impulsar el segmento general de servicios de TI a un crecimiento del 6,2% en 2022.”

Este crecimiento en el gasto viene condicionado por el incremento de los costes que a menudo representa invertir en el cloud y que implica afrontar un proceso de migración de antiguas plataformas on-premises. Además, tal y como destaca el vicepresidente de investigación de Gartner, Sid Nag «las capacidades nativas de la nube, como la contenedorización, la plataforma de base de datos como servicio (dbPaaS) y la inteligencia artificial/aprendizaje automático, contienen características más ricas que la computación comoditizada, como el IaaS o el Network-as-a-Service (NaaS). Como resultado, son generalmente más caros, lo que está alimentando el crecimiento del gasto”.

No obstante, tal y como recomienda John-David Lovelock, asumir estos costes no debe asustar a las empresas teniendo en cuenta las ventajas de la plataforma cloud y siempre que esta tecnología se implemente con todas las garantías. La temprana adopción del cloud implicará una clara ventaja competitiva en el futuro, una llave para la supervivencia: “las organizaciones que no invierten a corto plazo en tecnología probablemente se quedarán atrás a medio plazo y corren el riesgo de no existir en los próximos años”.