Volver

Cloud Computing, banca digital

El cloud computing, punta de lanza de la transformación digital

El futuro de la tecnología en materia de recursos informáticos debería orientarse hacia la adopción del cloud computing por parte de las empresas. Esta es una de las recomendaciones más repetidas en los informes sobre tendencias tecnológicas de 2022, como los publicados recientemente por consultoras de ámbito global KPMG, Deloitte e IDC.

¿Qué ventajas aporta el cloud computing a los bancos?

Este sistema de organización de recursos de computación en clave de servicios a través de Internet ofrece un relevante valor estratégico a las empresas ya que su capacidad de actualización es ilimitada frente a los entornos tradicionales. Además, es un sistema seguro, rentable, flexible y totalmente modular, que permite ampliar y reducir los servicios según la necesidad del negocio.

“Los beneficios del cloud computing en términos de flexibilidad, elasticidad, transparencia en los costes, menor complejidad (estandarización), agilidad en la gestión/mantenibilidad, incluso mejoras en seguridad y monitorización (ELK) siguen siendo razones muy poderosas para ir a la nube lo antes posible”, tal y como explicaba Francesc Pérez, Chief Revenue Officer de Latinia, en el análisis de una encuesta sobre adopción cloud auspiciada por Temenos.

El cloud computing también incentiva la puesta en marcha de nuevos modelos de negocio para la banca, acelerando así la innovación en productos y servicios para mejorar la experiencia que ofrece a sus clientes. “La adopción de la computación en la nube permitiría traspasar los límites de las plataformas y servicios actuales para integrar de forma eficiente soluciones empresariales del sector, la planificación de recursos empresariales, la gestión de las relaciones con los clientes, los flujos de trabajo y los servicios relacionados”, afirman Christian Rast, responsable del área de Tecnología y Conocimiento y Jens Rasslof, responsable de Relaciones Estratégicas e Inversiones de KPMG, en la presentación del estudio The top 10 tech trends of 2022.

En su estudio de tendencias 2022, Deloitte confía en que implementar las soluciones verticales que proponen los  proveedores de software y de nube modernizará “procesos heredados” y liberará a las organizaciones “para que concentren sus recursos en la diferenciación competitiva”.

En definitiva, el cloud computing permite impulsar la transformación de las entidades financieras tradicionales para que puedan seguir compitiendo en el mercado con otras industrias nativas digitales, diferenciarse de la competencia y generar nuevas oportunidades de crecimiento.

¿Cómo gestionar la migración hacia el cloud computing?

El sector bancario está experimentando cambios muy relevantes en su negocio y a pesar de haber acelerado el proceso de transformación digital de una manera muy notable, sigue preso de infraestructuras muy complejas y pesadas heredadas, que debe reformular para seguir avanzando.

A pesar de este punto de partida, el proceso de migración hacia el cloud computing avanza a buen ritmo. Según datos de International Data Corporation (IDC), se espera que pueda doblar en volumen al mercado no-cloud en un período de cinco años. En una reciente presentación sobre predicciones mundiales para la industria TIC en 2022, que contó con los vicepresidentes de la consultora Alejandro Floreán y Ricardo Villate, se plantea que el cloud computing tenga un crecimiento anual medio del 15% en España, que todavía está por detrás en la adopción de la nube respecto a Estados Unidos y Reino Unido. En el caso de Latinoamérica, la previsión de crecimiento es aún mayor y se estima que pueda llegar a situarse en un 30%.

Sea cual sea el ritmo de migración que cada banco esté siguiendo en su proceso de transformación digital, desde Latinia apostamos por estar al lado de la entidad paso a paso y adaptar nuestras soluciones a cada cliente para acompañar a la banca en su viaje hacia el cloud. Tal y como afirma Oriol Ros, director de Desarrollo Corporativo de Latinia: “El banco cuenta con elementos heredados de difícil migración en poco tiempo y que exigirán una adaptación, un acompañamiento, del que queremos ser parte. Diversas líneas de explotación convivirán dentro nuestra oferta; las versiones on-premise convivirán con versiones cloud-ready, preparadas para un salto inminente a la nube, con versiones de nube nativas. Nuestra misión es en ese sentido asegurar la continuidad operativa sea cual sea el escenario de adopción cloud y dar una respuesta paulatina a la velocidad que decida imprimir el banco.”